Bosque Nublado

Definición del Bosque Nublado

En el Bosque Nublado (BN) la neblina es transportada por el viento hacía los árboles, al topar la vegetación el agua se condensa permaneciendo en la capa vegetal, este proceso se denomina Lluvia Horizontal. La flora del Bosque Nublado funciona como una esponja manteniendo el agua y permitiendo que el bosque esté siempre húmedo. El BN es vital para el abasteciemiento humano de agua y es muy susceptible a los efectos del Cambio Climático.

Características del Bosque Nublado

Aunque los bosques nublados se ubican en zonas diversas, todos comparten ciertas características. Se componen de ecosistemas forestales con estructuras distintas que generalmente sólo ocurren dentro de una estrecha zona altitudinal. Por ejemplo, los bosques nublados del Ecuador tienen una distribución altitudinal entre 1400m-3500m del nivel del mar. Dentro de esta distribución, el ambiente atmosférico se caracteriza por una cobertura de nubes consistente, frecuente, o temporal al nivel de la vegetación. Las nubes envolventes o aquellas traídas por el viento influyen en  la interacción atmosférica para mitigar radiación solar y déficit de vapor, dar humedad al dosel, y suprimir la evapotranspiración. 

Aunque la lluvia que cae en los bosques nublados varía entre 500mm-10,000mm cada año, los bosques se mantienen siempre verdes porque la lluvia aporta sólo una parte del ciclo hidrológico. La precipitación neta que resuelta de la lluvia se aumenta significantemente por la intercepción de agua de las nubes (la precipitación horizontal). A más de a su habilidad de absorber la humedad de las nubes, la vegetación del bosque nublado también puede florecer porque consume el agua a través de períodos largos, permitiéndola conservar agua (Hamilton et al. 1995).  

Vegetación del Bosque Nublado

Los bosques nublados poseen una alta proporción de las epífitas (bromelias, orquídeas, líquenes, musgos, y helechos) y una reducción correlacionada de las lianas leñosas. El endemismo y la biodiversidad con respecto a las especies de las hierbas, los arbustos, y las epífitas también pueden ser relativamente altas en comparación al área pequeña en que crecen. Por ejemplo, los bosques nublados representan 26% del endemismo de Perú, y 260 especies endémicas nacionalmente viven en hábitats del bosque nublado (Hamilton et al. 1995).

La familia de las orquídeas es particularmente emblemática de los bosques nublados. Orchidaceae es una de las familias de plantas más diversa del mundo, pero la mayoría de las especies de orquídeas crece en el neo trópico (Dressler 1981). De hecho, Ecuador tiene la segunda población de orquídeas más diversa del mundo, con la diversidad más alta en la zona ubicada entre 300-3000m.s.n.m Al momento, hay más que 3290 especies descritas y se estima que hay 462 más que requieren identificación (Dodson and Escobar 1994). Con un porcentaje de diversidad de orquídeas  tan alto (11-13%), el Ecuador ha establecido importantes medidas de conservación de este valioso ecosistema. 

La Conservación del Bosque Nublado

Existen muchas razones para preservar el bosque nublado entre ellas tenemos: 

  • Biodiversidad: Existe evidencia científica de que si incluimos en los estudios de diversidad de flora a las plantas epífitas, el índice de biodiversidad del bosque nublado es comparable al de los bosques de las tierras bajas (Wuethrich 1993).
  • Endemismo: Los bosques nublados poseen una gran cantidad de especies endémicas. Estas especies se encuentran exclusivamente en ecosistemas específicos y en ninguna otra parte del mundo.
  • El cambio climático: Las características de los bosques nublados hacen que estos ecosistemas sean sitios excelentes por la observación del impacto del cambio climático y cambios en la calidad del aire (Hamilton et al. 1997).
  • Sensibilidad ecológica: Los bosques nublados son muy susceptibles a los disturbios y tienen bajos niveles de recuperación. Una vez que se perturba el ecosistema, éste necesitará de mayor cantidad de tiempo, que los ecosistemas de zonas de altitudes más bajas, para recuperarse y volver a su estado original.
  • La alta deforestación y la pérdida de hábitat: El índice anual de la pérdida de los bosque nublados está en 1.1%, 0.3% más alto que el índice de la pérdida de bosques lluviosos (Hamilton et al.  1997).
  • La investigación insuficiente: No existe suficiente investigación sobre la ecología e importancia de estos ecosistemas. Sin embargo, sabemos que los bosques nublados previenen erosión y que la precipitación horizontal es una parte importante del ciclo hidrológico. 

Amenazas al Bosque Nublado

Aunque hemos identificado la importancia de los bosques nublados, siguen en peligro a través del mundo. Algunas de las amenazas incluyen:

  • Expansión de agricultura de subsistencia por parte de los pobladores locales
  • Extracción ilegal de madera
  • Explotación forestal comercial y de otros recursos
  • Caza furtiva
  • Introducción de especies invasivas (especialmente en los bosques nublados de islas)
  • Turismo y recreación irresponsables que sobrepasan la capacidad de carga del bosque
  • Construcción de facilidades de telecomunicación y carreteras que destruyen la continuidad del bosque

La Protección y el Manejo del Bosque Nublado 

Es necesario crear procesos de manejo que intenten resolver los conflictos actuales y potenciales que se presentan en la determinación del uso de la tierra. Este proceso de manejo debe enfocarse en la cooperación y la participación a nivel local, conjugando de forma coherente la conservación con el desarrollo socio-económico de la zona (Poore 1992).